Caravana por la Paz

Un blog hermano donde se sigue paso a paso a la Caravana

http://caravanaalsur.wordpress.com/

No dejen de visitarlo

Dora

Es importante aflojar un poco para bajar la tensión. Me encontré este poema cibernético y lo comparto. No encontré el autor, así que si alguien sabe o conoce al autor, por favor no dejen de informarlo. Espero que les divierta.

Te veo por esos campos
en mis sueños ciberneticos
ondeando al viento tus cables
por esos campos magnéticos.

Me atravieza una descarga,
un eléctrico temblor,
cuando deslizo mi mano
por tu panel posterior.

Tengo celos de los hombres
que tu memoria han cargado,
que movieron tus tarjetas,
que tocaron tu teclado.

Excitaron tus circuitos
y aunque se que no los amas
son demasiados hombres
con los que has hecho programas.

En qué estarás procesando,
Tu monitor, por qué calla?
Me estas ocultando algo,
se te nota en la pantalla.

Eres cruel e insensible
al amor que me devora,
eres fría y sistemática,
eres muy calculadora.

Grábame un mensaje
con esa voz digital
puedes comenzar a hablar
a partir de la señal.

Para todos los demás
no eres más que una computadora
que no siente ni palpita.
Para mi siempre serás
simplemente Dora……
Dora…. mi computadora.

La deuda pendiente

Recibí el siguiente discurso através de un correo electrónico. Investigué sobre este supuesto cacique mexicano y su intervención en dicha reunión y no encontré nada. Por el nombre Guaicaipuro Cuatemoc parece una mezcla venezolano-mexicana. En realidad lo interesante de esto es el discurso en sí, que se haya pronunciado en la reunión de jefes de estado o no, es bastante claro el adeudo de Europa hacia America Latina.


DISCURSO DEL CACIQUE MEXICANO GUAICAIPURO CUATEMOC ANTE LA REUNIÓN DE JEFES
DE ESTADO DE LA COMUNIDAD EUROPEA, EL 8 DE FEBRERO DE 2002.

Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Cacique Guaicaípuro Cuauhtémoc logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

“Aquí pues yo, Guaicaipuro Cuauhtémoc he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años.

Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.

El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses.

Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.

¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!

¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser
considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa.

Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que
daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la
indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Guaicaipuro Cuauhtémoc, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.

Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan “”MARSHALLTESUMA””, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos
preguntarnos:

¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional?

Deploramos decir que no.

En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reich’s y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.

Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo.

Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado solo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.

Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas
suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indios americanos.

Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los
pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su
compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…”

Cuando el Cacique Guaicaipuro Cuauhtémoc dio su conferencia ante la reunión de JEFES DE ESTADO DE LA COMUNIDAD EUROPEA, no sabía que estaba exponiendo una tesis de Derecho Internacional para determinar LA VERDADERA DEUDA EXTERNA. Ahora solo resta que algún gobierno, latinoamericano tenga el valor suficiente para hacer el reclamo ante los Tribunales Internacionales.”

Aquí el video:

Enhanced by Zemanta

De cuando en México las drogas fueron legales

Mexican President Lázaro Cárdenas del Río

Image via Wikipedia

Siempre es bueno dar una mirada al pasado para comprender el presente y es por eso que voy a transcribir 2 páginas de un libro que acabo de leer: La Cosa Nostra en México (1938-1950) Los negocios de Lucky Luciano y la mujer que corrompió al gobierno mexicano. Autor: Juan Alberto Cedillo

…”Desde que los chinos fueron expulsados de Sinaloa y Sonora, a principios de los treinta, el cultivo de la adormidera pasó al control de gobernadores, alcaldes, poderosos empresarios, ganaderos y agricultores, así como jefes policiacos, quienes protegieron a las principales bandas que operaron a partir de esa época. En los estados fronterizos como Baja California y Chihuahua, así como Sinaloa, operaban grupos encabezados por Enrique Diarte, Max Cossman, Ignacia Jasso viuda de González, alias la Nacha y Rodolfo Valdés, alias el Gitano, por mencionar a los más importantes.  El consumo de drogas también había aumentado en el país y el principal traficante operaba en la capital de la República: se llamaba María Dolores Estévez Zulueta, mejor conocida como Lola la Chata, quien distribuía heroína y cocaína desde un puesto de comida en el mercado de la Merced.

Para enfrentar el aumento de las adicciones, el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas se deshizo del modelo policiaco que las combatía y decretó una “revolucionaria” medida para su época: legalizó las drogas en el último año de su mandato. El 17 de febrero de 1940 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el nuevo Reglamento Federal de Toxicomanía, con el cual el Estado pretendía crear un monopolio para la venta de fármacos prohibidos, los cuales serían distribuidos a los adictos a su costo; de esa manera se evitaría que los compraran los narcotraficantes.

El proyecto se había presentado meses atrás al gobierno de Estados Unidos, explicando a sus funcionarios que “era imposible acabar con el tráfico de drogas debido a la corrupción de la policía y de los agentes especiales, y por la riqueza e influencia política de algunos traficantes”. El cerebro detrás de esa medida fue el doctor Leopoldo Salazar Viniegra, un respetado investigador médico que se desempeñaba como director del Departamento de Salubridad Pública. Salazar Viniegra argumentó ante funcionarios estadounidenses “que sólo había una manera de frenar el tráfico de narcóticos en México”, y era que el Estado creara un monopolio para la venta de fármacos prohibidos a los drogadictos, a precio del costo para sacarlos de la influencia de los narcotraficantes.

Sin embargo, Washington consideró las medidas de Salazar como un “peligro” para Estados Unidos y comenzó a cabildear ante el gobierno mexicano para que fuera removido de su cargo. Primero intentaron desprestigiar al funcionario, quien tenía estudios de medicina en la Sorbona de París y gracias a sus investigaciones como neurólogo y en la psiquiatría era considerado “el Pasteur mexicano”. En esa época realizaba una serie de investigaciones para demostrar que la mariguana no era una droga adictiva, que era inofensiva y que no producía los daños que se le atribuían. Para demostrar sus conclusiones, en una ocasión distribuyó cigarrillos entre los miembros del Comité Nacional de Drogas Narcóticas, sin que supieran que estaban hechos de mariguana. Posteriormente escribió en uno de sus reportes que “no sucedió nada anormal entre los fumadores”. Además, él personalmente fumaba mariguana para que sus interlocutores observaran los cambios en su conducta y se convencieran de que no sucedía nada “anormal”.

Salazar también había realizado estudios con alrededor de 400 presos mexicanos, a quienes les surtió gratis cigarrillos de mariguana durante un tiempo; de esa manera sacó a los narcotraficantes de las cárceles de la ciduad de México. Sus investigaciones también se realizaron en el hospital psiquiátrico conocido como “La Castañeda”, donde laboró durante 14 años. En ese maniconio repartía cigarrillos a los internos para que fumaran la yerba en “grandes cantidades”. Salazar afirmaba “que la planta no era dañina para el ser humano y que nadie había perdido la razón con su uso”. Su plan consideraba legalizar su siembra y cobrar un impuesto a los agricultores, como sucedía con el tabaco.

Sin embargo, Washington rechazó esas aseveraciones, sus diplomáticos protestaron contra el plan del médico mexicano, el cual consideraron como peligroso, ya que podría propiciar una invasión de droga desde la frontera sur.  No obstante, a pesar de la oposición de los diplomáticos estadounidenses, en México se autorizó el nuevo reglamento, el 17 de febrero de 1940, el cual permitió a los médicos proporcionar drogas a los adictos, principalmente morfina, a los precios que el Estado mexicano pagaba por ella; un funcionario del Departamento de Salud supervisaría la cantidad que se les suministraba. Los adictos deberían estar registrados ante las autoridades, y con su número de registro y una receta de su doctor podrían adqurir drogas en cualquier farmacia de la capital del país. Sin embargo, los farmacéuticos no podían vender drogas más allá de las autorizadas para fines terapéuticos.

El Departamento de Salud también creó dispensarios para atender a los “toxicómanos, a quienes no consideraba delincuentes sino enfermos”. En esas clínicas el adicto pagaba su dosis y se le suministraba la droga cuando él lo solicitara. El primer dispensario para drogadictos comenzó a operar en la Calle Versalles del centro de la capital; a él acudieron alrededor de 700 personas. Pagaban 20 centavos por la inyección, y entre 10 y 12 pesos por cinco dosis diarias. Salazar afirmó que gracias a ese dispensario, Lola la Chata estaba perdiendo alrededor de 2,600 pesos diarios”…

Y fué así que durante 5 meses, en México se introdujo un reglamento revolucionario que fué atacado por todos los interesados en el negocio, comenzando por Estados Unidos.

Enhanced by Zemanta

El día de los niños de la guardería ABC

IMG_2885

Este día del niño vuelvo para hablar de los 49 bebés trágicamente muertos en la Guardería ABC.  Es imposible olvidar aquella tragedia ocurrida en Hermosillo, Sonora y la razón es simple: la justicia para las víctimas no ha llegado aún. Es así como se vive en México día con día.

El día de hoy continúan en libertad y gozando de impunidad Molinar Horcasitas, Bours, y los socios de la Guardería: Alfonso Escalante Hoeffer, Sandra Téllez de Escalante, Antonio Salido, Marta Altagracia Gómez del Campo, Gerardo Urquidez Serrano quienes se embolsaban 4 millones de pesos mensuales pagados por el IMSS para “atender” a casi 200 niños.

Por sujetos como estos es que se instituyó el día del niño: para que recordemos la fragilidad y vulnerabilidad de los niños. Y que existen lacras capaces de cometer cualquier acto criminal en contra de ellos y que mientras el Estado no se haga cargo de cumplir con su deber, la sociedad se los echará en cara através del repudio porque gente como ellos no merecen vivir entre nosotros.

Un fuerte abrazo para los papás y familiares de estos pequeñitos. Un reconocimiento para todos los héroes que expusieron sus vidas para evitar que más bebés murieran, porque son ellos en sus actos grandiosos quienes hicieron ver a los verdugos como lo que realmente son: un puñado de burócratas mantenidos por la sociedad a la que mal-sirvieron y una suerte de “empresarios” gandallas que sólo pudieron embolsarse nuestro dinero sin dar nada a cambio.

Enhanced by Zemanta

¡Feliz cumpleaños Bruja!

bruja
Image by Kole // via Flickr

Aunque un poco tarde ni creas que se me olvida tu cumpleaños, así que…

No importa el día que lo celebres (aunque no lo entienda), ya sea hoy, mañana, o el próximo mes.  Todos tenemos derecho a tener tradiciones exóticas.

El hecho es que te deseo un Feliz cumpleaños y por eso nada más, te traje serenata:

¿Encontraste en tu reja un fresco ramo de flores?  Es que yo te lo mandé.

Por otra parte, bien podría ser tu No Cumpleaños:

Y de parte de los partidos políticos:

En fin, no podrás quejarte, porque tuviste muchas felicitaciones.  Que disfrutes esta entrada, porque es para tí.

Enhanced by Zemanta

Kinetoscopio. El silencio de Lorna

Tomado de: http://www.elinformador.com

Domingo, 21 de Noviembre de 2010

Kinetoscopio

Escena de la cinta El silencio de Lorna.especial

  • Por: Guillermo Vaidovits

Estudio de carácter

GUADALAJARA,JALISCO (21/NOV/2010).- Las películas de los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne comienzan y acaban de golpe. Prescinden triunfalmente de ociosas introducciones a un mundo y sus personajes, así como de avisar que llegó la calma después de la tormenta. Son rebanadas de algo que comparte la naturalidad de la vida misma. El silencio de Lorna es el primero de sus siete largometrajes que cede un poco en esa obstinación por la realidad objetiva: su argumento dibuja una intriga, mientras que la parte final depara un coqueteo con la sicología.

Los realizadores observan de cerca y registran la conducta de la protagonista. Lorna deposita dinero en el Banco y pide una cita con el gerente. Lorna llama de larga distancia y habla en otro idioma con cariño. Lorna contesta su celular y riñe a su interlocutor. Lorna  revisa su buzón, sube una escalera, y entra a un pequeño departamento. Acciones todas que no parecen surgidas de las maquinaciones de una trama sino de la simple contemplación de una rutina cotidiana. He ahí la maestría de los Dardenne, sin la necesidad de énfasis visibles van sembrando una buena cantidad de información sobre el personaje y su existencia. Pintan una situación tremenda, la mujer es una inmigrante del Sureste de Europa que aspira a una vida normal pero está envuelta por un esquema complicado que implica obtener la nacionalidad belga gracias a: un drogadicto como esposo temporal, y la asistencia de un truculento delincuente y una red de tráfico de personas.

El contraste entre una serie de elementos argumentales que parecen propios del cine de género y el estilo narrativo austero que caracteriza el trabajo de estos cineastas resulta muy interesante. Las vueltas de tuerca que da la historia son asimiladas de otro modo por el espectador gracias a la falta de sentimentalismo y de tendencia a la denuncia. La técnica que utilizan busca fabricar un discurso despojado de artificios. No hay efectos de luces o fotográficos, tampoco maquillajes que transformen los semblantes, ni acompañamientos musicales que inyecten sensiblerías. Casi en cualquier escena y en cualquier momento la cámara está sobre Lorna, escrutando la expresión de su rostro, y a veces, pero mucho menos, los movimientos de su cuerpo. Ella mira, y la edición no cambia de inmediato el plano para notificarnos lo que ve. Nos concentra en esa ilusión que llamamos personaje, que es producto del desempeño de la actriz, del pensamiento de los directores, y de nuestra creencia de que en las ficciones habitan personas semejantes a nosotros, que nos ayudan a develar la belleza y el misterio de la condición humana.

El silencio de Lorna (Le Silence de Lorna), Bélgica / Francia / Italia / Alemania, 2008. Dirección y Guión: Jean Pierre Dardenne, Luc Dardenne. Actuación: Arta Dobroshi, Jérémie Renier, Fabricio Rongione.

CRÉDITOS: Informador Redacción / AOC Hoy 03:31 hrs
Enhanced by Zemanta

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.