Ellos hartos, nosotros también

Hoy, por ser lunes, y para que se den una idea de los políticos que mantenemos en Jalisco, y lo organizados que estamos, me traje la columna de la invitada de Milenio.

Es verdad, los ciudadanos nos adelantamos hace tiempo.  En un principio esperabamos con paciencia que los políticos nos alcanzaran.  Ahora ya sabemos que están tan ocupados en taparse y en la rapiña, que nosotros estamos gobernando organizadamente, nuestro propio Estado.

Érika Loyo Beristáin

Justo a la mitad del camino del trayecto presidencial y estatal, llegando casi al final del tiempo político municipal; pareciera que nuestra clase política y nuestros gobernantes están hartos de gobernarnos. La sociedad, los ciudadanos, estamos hartos de tolerarlos y la esperanza en torno a la política, es hoy un valor ciudadano acabado. La ruptura entre la política y lo político es hoy tan clara, que el clima se ha llenado de agravios.

Nuestros gobernantes, se han limitado a pensar que la construcción de la ciudadanía en un escenario democrático como el que hoy vivimos, es solo una clase de civismo junto con medidas de participación limitadas a procesos institucionales poco comprometidos y altamente burocráticos. Nuestros gobernantes se hartaron de nosotros y nos insultan. Unos deciden irse antes de tiempo y toman nuevos respiros, tal es el caso del hoy secretario de Salud de Jalisco y hasta hace pocos días alcalde de Guadalajara; quien deja un municipio con obras sin terminar, con un grave problema político de cara a los Juegos Panamericanos; pero sobre todo, que deja una Guadalajara agraviada, una ciudadanía que se sintió utilizada por las ideas de unas villas panamericanas y el mal uso de nuestros recursos naturales. Qué decir de Alfonso Gutiérrez Carranza, quien decidió maltratarnos agravando una epidemia como la del dengue. Ya ni hablar de Juan Sánchez Aldana quien antes de irse, quiere dejar el municipio hipotecado no sin antes haber dilapidado los recursos de las arcas municipales en sus viajes epistolares.

Nuestros gobernantes, “la política” (siempre institucional), esta harta de los ciudadanos porque los percibe no como antagonistas, sí como enemigos. Los ve como los constantes inconformes, los que se quejan de todo y los que por todo protestan. La clase política, niega la existencia de “lo político” y al negarlo, lejos de hacerlo desaparecer, lo incentiva, lo enaltece, lo reactiva de forma alejada a los lugares institucionales tradicionales. Nuestros gobernantes se sienten impotentes para tratar con nosotros, porque no conciben el nosotros como parte de su propia causa original, como diría Chantal Mouffe, como parte de su “ellos”. Intentan solo domesticar a la sociedad y no enfrentar los conflictos.

Los ciudadanos jaliscienses han determinado construir aparte. La capacidad de organización de nuestra sociedad ha rebasado a “la política” y se ve hoy reflejada en diversos movimientos y agrupaciones, que han dejado en claro que nosotros, tenemos la propiedad de “lo político”, todo aquello que de manera pasional, agrupa nuestras creencias por los valores democráticos privilegiando la discusión por encima de la negociación.

Ellos deciden irse, nosotros determinamos permanecer. Los políticos determinan agraviar, huir, rescatar lo que puedan. Los ciudadanos determinan construir a pesar de los insultos, siempre enfrentando su racionalidad por encima de la razonable. Hoy ellos están hartos de nosotros, pero también nosotros estamos hartos de ellos. La esperanza sigue en pié, la forma en que nuestra sociedad se va organizando; el rostro que va adquiriendo ese rompecabezas lo amerita. Es entonces que hoy en Jalisco, la sociedad enfrenta los rezagos de no haber sido escuchada y se organiza no en las reglas de juego, pero sí en las formas de vida. Es entonces que de ahora en adelante, quien desee ser político, deberá de enfrentar a esta nueva corriente subterránea llamada ciudadanía, que poco a poco, y de manera perspicaz, siempre se organiza. Para negociar esta la política, para deliberar esta nuestra sociedad.

Y para nuestro disfrute:  Facundo Cabral habla sobre los pendejos…, claro, a propósito de políticos…

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. la misma
    Oct 05, 2009 @ 12:52:58

    ¡Y vaya que llevamos tiempo trabajando! Y parece que la gente está cada día más dispuesta en construír a pesar de los corruptos estos.

    Responder

  2. TeGedora
    Oct 05, 2009 @ 13:28:08

    Buen día Ana Isabel, la misma.

    Qué buen artículo. Sin duda es más fácil mentarla, huir, esconderse en las faldas del cardenal que enfrentar a la ciudadanía, que escuchar las demandas, asomarse a ver las manifestaciones.

    Me da gusto que en Jalisco seamos cada vez más los ciudadanos inconformes, los que salimos a alzar la voz, los que nos organizamos. Los políticos siguieron el juego de antaño, la ciudadanía los está rebasando y necesitamos y merecemos representantes dignos, que no los tendremos en los próximos 3 años, quizá tampoco en 6, pero mientras sigamos haciendo ruido, denunciando, críticando algo iremos construyendo.

    Un abrazo, buen inicio de semana.

    Responder

  3. Ana Isabel
    Oct 05, 2009 @ 13:32:48

    Buen día TeGe:

    No deberíamos esperar a que lleguen los buenos. Si nosotros seguimos como vamos, es probable que lleguen más pronto.

    El caso es que sigamos organizando y exigiendo al que esté que haga las cosas como esperamos. Sea éste bueno o malo o de cualquier color.

    Definitivamente fué necesaria tanta nefastez para despertarnos, ¿no crees?

    Un abrazo y la mejor semana.

    Responder

  4. TeGedora
    Oct 05, 2009 @ 14:49:02

    Sí, lamentablemente fue neceario todo este cochinero para que la sociedad civil despertara, como sea ya estamos ne el camino y tienes razón, no es necesario esperar. Tengo esperanza y optimismo.

    Te deseo también una rica y sabrosa semana.

    Responder

  5. Bruja
    Oct 07, 2009 @ 16:57:16

    Ya lo dijo un neoliberal nefasto ( y claro, para sus diabólicos fines ) pero que aquí queda muy bien :
    “Sólo una crisis real o percibida como tal, puede producir un auténtico cambio”. Y aquí la firma del tal por cual . Milton Friedman.
    Los verdaderos cambios son producto de las crisis, sólo una sociedad concientizada y movilizada será capáz de transformar su realidad . Parece que ya se empieza a despertar .

    Un abrazo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: