La cultura como forma de acabar con la violencia…

Envueltos en la guerra de Mr. Haigasido, quien confía plenamente en que las balas acabarán con la violencia, los mexicanos, pasmados, vemos como se deja de invertir día con día en el fomento cultural.  Cuando la cultura es una solución pacífica y confiable.  Es lo que nos hace humanos y sociables.  Hoy traje la columna de Roberto Castelán publicada en Milenio.

Violencia

Roberto Castelán Rueda

El único antídoto efectivo contra la violencia es la cultura. En la lógica actual sería absurdo ver a una compañía de ballet clásico en leotardos y zapatillas enfrentando a un grupo de criminales armados con cuernos de chivo.

Tampoco a nadie se le va a ocurrir pedirle a un asesino que use el rojo sangre en el bonito amanecer de un cuadro pintado escrupulosamente con las manos que hace apenas poco tiempo estrangulaban a su víctima.

La lógica presidencial para combatir la violencia no aplica en estos casos. El enfrenamiento armado, la violencia que combate a la violencia no es sino la constatación de que los recursos jurídicos, sociales y políticos del Estado fallaron en su lucha contra el crimen organizado. La violencia como último recurso siempre conduce a los pueblos a la barbarie.

Los menos dañados por el ejercicio de la violencia institucional son los delincuentes. El daño hecho a la estructura social es más grave y de consecuencias incalculables.

Ni los niños ni los jóvenes que habitan en un país incapaz de erradicar la violencia con otros métodos, llegarán a ser ciudadanos tolerantes, cultos, plurales y con convicciones democráticas.

En el transcurso de sus vidas, la presencia militar y policial, los constantes retenes, las frecuentes violaciones a los domicilios, le habrán enseñado que la fuerza y la violencia son ejercicios cotidianos inherentes a la vida social y cultural del ser humano.

Y en los tiempos en donde la incapacidad del estado le lleva a ejercer el gobierno únicamente con el recurso del derecho de la fuerza, la cultura se convierte en una víctima más de esta ceguera.

Lejos de impulsarla, lejos de convertirla en una actividad indispensable en la cotidianidad del ser humano, las acciones gubernamentales asfixian cualquier tipo de actividad cultural. La antigua divisa “cuando oigo hablar de cultura, saco la pistola” cobra vigencia en México.

En Lagos de Moreno, se lleva a cabo durante todo el mes de octubre el Festival Cultural Otoño en Lagos. Más de treinta actividades culturales, casi 200 artistas y una ciudad colonial con hermosos andadores, plazas y antiguas casonas se unen para ofrecer a los habitantes y a los visitantes una amplia muestra de expresiones estéticas que invitan a recuperar la esencia de lo humano.

La expresión artística en total libertad creativa resulta a la larga una forma de oponerse a cualquier tipo de violencia. La cultura y el arte son el mejor antídoto para una sociedad amenazada.

Venga a Lagos en Otoño. La cultura lo espera.

rcastela@cencar.udg.mx

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: