Escuchar a Lydia Cacho…

Lydia Cacho Ribeiro accepting Ginetta Sagan Aw...
Image by Steve Rhodes via Flickr

Llego de escuchar a Lydia Cacho de una forma especial:  se presentó en el Auditorio Manuel Buendía de la preparatoria 7 de la UdeG, como parte de un esfuerzo llamado Ecos de la FIL que tiene como objetivo (me imagino) que los escritores convivan directamente con los jóvenes.

En ésta charla Lydia habló sobre la Paz a la que todos tenemos derecho y por la que los jóvenes pueden trabajar día a día cada uno en su círculo.  Y para llegar a la deseada Paz sin miedo, tocó el tema de la violencia.

Hoy, particularmente, tocó el tema de la violencia y la Paz desde otro punto de vista.  Las mujeres niñas, adolescentes y adultas cuando denuncian a sus victimarios  obtienen apoyo de otras mujeres o grupos de ayuda.  Cuando un hombre, niño, adolescente es abusado o violentado no tiene a quién acudir.  No sabe cómo expresar sus emociones y sentimientos.  Si denuncia, se enfrenta a un grupo de hombres que lo tachan de “vieja”, “marica”, o cualquier otro adjetivo similar.

Al callar, el hombre sólo crea rencor y violencia, que tarde o temprano aflorará.  Es aquí donde Lydia habló sobre la importancia de que los hombres se unan como algún día lo hicimos las mujeres.  Que tejan redes para protegerse de la violencia y les de la seguridad de una vida digna y pacífica.

Habló claro a los jóvenes y ellos se lo agradecieron con fuertes y largos aplausos.  Hubo una sesión de preguntas y respuestas y finalmente se tomó un tiempo para autografiar los cuadernos de quienes se lo pedían.  Escuché muchos de los comentarios que los chavos le hicieron a Lydia, pero el que más me llegó fué el de una joven cuando le dijo a Lydia:  “eres una mujer que inspira a los demás”.

Y es verdad, porque cuando toca el tema de su enfrentamiento con los pederastas, corruptos, políticos, empresarios, poderosos, no lo hace en plan de víctima.  Habla de ellos sin miedo, porque reconoce que el miedo alimenta a esos detestables seres.   Y eso fué precisamente lo que compartió con los chavos:  vivan sin miedo, sepan que tienen el poder de cambiar las cosas sin violencia, conozcan ese poder que les pertenece, disfruten la vida, no se corrompan, usen su poder para cambiar las reglas del país.

A la pregunta de un chavo sobre cómo acabar con el poder corrupto político, poniendo como ejemplo a Televisa y Peña Nieto, le contestó:  únanse en sus redes sociales e inviten a sus contactos a apagar la tele o a no darle rating a Televisa y Azteca.  Verán lo que pueden lograr.

En fin, fué una experiencia enriquecedora.  Yo no le pedí autografo, le ofrecí un abrazo de oso, apretado y lleno de admiración por el trabajo que hace diariamente.

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

10 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. niniasabelotodo
    Dic 01, 2009 @ 18:14:07

    Querida Ana Isabel:
    Sobreviví a mi festejo y me enteré en La Cocina de tu experiencia (junto con Tege) de ir a ver a Lydia Cacho.
    Me pareció padrísimo y muy importante eso que mencionas de decirle a los jóvenes que no tengan miedo. Me hizo reflexionar porque pareciera que nos dedicamos precisamente a hacer todo lo contrario; es decir ,pareciera que, con la intención de cuidarlos ,nos la pasamos asustándolos todo el tiempo. Fué una lección para mí como mamá …
    Gracias por compartir…
    Abrazos

    Responder

  2. lareddeartemisa
    Dic 01, 2009 @ 21:18:56

    niniasabelotodo:

    Me da gusto que sobreviviste a tu propio festejo con uñas brillantes y relucientes.
    También me da gusto que vengas para acá a leer mis experiencias de la charla.
    Realmente salí muy llena y satisfecha de escuchara a Lydia y lo que me hizo reflexionar más fué lo de las redes de hombres y el miedo que sin querer, inculcamos a los hijos y les impide disfrutar, actuar, reflexionar, amar.
    Por nada ninia querida.

    Abrazos

    Responder

  3. TeGedora
    Dic 02, 2009 @ 09:45:04

    Hola Ninia, Ana Isabel. Queridas las dos.

    La charla estuvo buenísima. Al inicio Lydia rompio el hielo jalando su silla para acercarse a los chavos, romper barreras. Ella muy amena, agradable, fue desarrollando la charla como si estuviera con amigos. Lo mencionó ya Ana Isabel, lo chavos se entusiasmaron, se metieron al tema.

    Qué mujerón. Estuve complacida y agradecida. Al final de la charla platiqué un poco con la pederasta sobre nuestras impresiones. El resto de la tarde estuve pensando sobre esta experiencia. Sobre la violencia, sobre la necesidad de una masculinidad más solidaria, en el poder de la sociedad civil. Pero sobretodo en el miedo, el que paraliza, el miedo sin fundamentos, enfrentarlos, saberte dueña de tí y no esclava de los miedos. Sobre las formas de violencia que podemos ejercer sin darnos cuenta.

    Y por supueto no me iba ir sin mi abrazo de oso ja,ja.

    En fin una mañana de diez y la compañia bueno, qué decir: de maravilla.

    Qué tengan un lindo y sabroso día. Va un abrazo para todas, todos.

    Responder

  4. Ana Isabel
    Dic 02, 2009 @ 09:47:42

    Bien dicho TeGe, fué una grata experiencia.

    Un lindo día para tí también. Abrazos

    Responder

  5. Menospausas
    Dic 02, 2009 @ 13:38:55

    Ana Isabel, lo leí ayer, pero se me complicó un poco la tarde en casa. Pero aquí estoy de nuevo para leerte y decirles tanto a ti cómo a TeGe, que las envidio.

    Me alegra mucho que Lydia haya hablado esta vez de los hombres, de los niños violentados, me quedo pensando ¿No están más desprotegidos que nosotras? ¿Más estigmatizados al ser violentados?

    Qué terrible tema, en verdad me quedo pensando en esta narración tuya…tenemos que difundir este mensaje de alguna manera, decir a los padres, a los niños que ellos tienen el derecho a denunciar también que no están solos, que también nos fijamos en ellos, en los hombres maltratados, en los niños violados…¿Qué hacemos Ana Isabel?

    ¿Me permites llevarme tu post para el Blog? Y seguir con este tema…busquemos información sobre centros que presten ayuda a los hombres…ellos también son parte de nuestra sociedad.

    Un abrazo muy grande.

    Responder

  6. Ana Isabel
    Dic 02, 2009 @ 13:49:18

    Menos:

    Puedes llevartelo a donde quieras.

    Cuando salimos le comenté a TeGe que tengo muchos años con esa idea atravesada. En las juntas de padres de familia se aconseja mucho a los padres: cuiden a sus niñas, hay muchos peligros, etc. Y yo siempre les decía que también cuidaran a los niños, que es mentira que ellos se hacen hombres en la calle. En fin, todos me tiraban de loca. Y a mi me indignaba mucho el descuido hacia los hombres.

    Le platiqué a TeGe de un niño pequeño con necesidad de abrazar algo, se llevó una muñeca de su prima. Los papás del niño casi se mueren porque creían que su hijo era “joto” (ambos padres con estudios universitarios y un buen nivel económico). Le regalé al niño un osito de peluche, mismo que traía abrazado y dormía con él. Un niño tiene la misma necesidad de abrazar y apapachar que una niña.

    En fin, Menos. En verdad fué una muy grata experiencia la de ayer con Lydia.

    Un abrazo de oso.

    Responder

  7. Ana Isabel
    Dic 02, 2009 @ 14:03:04

    Menos:

    Se me olvidó. Preguntaste ¿qué hacer? Pues creo que podemos comenzar por hablar del tema, escribir sobre eso, tal vez encontrar hombres que deseen participar activamente creando grupos de solidaridad para ellos. Hablar, hablar, publicarlo en nuestros blogs, comentarlo en otros blogs, en fin, dar una cierta seguridad a los hombres de que habrá quién los entienda, quién los apoye.

    ¿Te parece buena idea? ¿Se te ocurre algo más? Dos cabezas trabajan más que una. Bueno, cuatro cabezas porque la Ninia y TeGe también quedaron reflexivas…

    Responder

  8. Menospausas
    Dic 02, 2009 @ 17:06:33

    Ana Isabel, ayer escuchabamos muy noche las noticias de la televisión en España, y ya tienen una línea telefónica para hombres agredidos. ¿Qué porcentaje será que ya llegó el momento de poner atención en este punto?

    Si, Ana Isabel creo que buscar artículos, escribir, dar a conocer este gran problema, estoy segura que muchos hombres o padres de familia les gustará, de acuerdo a darle con este asunto.

    Abrazos de oso con manos heladas.

    Responder

  9. TeGedora
    Dic 04, 2009 @ 11:22:05

    No te salves

    No te quedes inmóvil
    al borde del camino
    no congeles el júbilo
    no quieras con desgana
    no te salves ahora
    ni nunca
    no te salves
    no te llenes de calma
    no reserves del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    no dejes caer los párpados
    pesados como juicios
    no te quedes sin labios
    no te duermas sin sueño
    no te pienses sin sangre
    no te juzgues sin tiempo
    pero si
    pese a todo
    no puedes evitarlo
    y congelas el júbilo
    y quieres con desgana
    y te salvas ahora
    y te llenas de calma
    y reservas del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    y dejas caer los párpados
    pesados como juicios
    y te secas sin labios
    y te duermes sin sueño
    y te piensas sin sangre
    y te juzgas sin tiempo
    y te quedas inmóvil
    al borde del camino
    y te salvas
    entonces
    no te quedes conmigo.

    Responder

  10. TeGedora
    Dic 04, 2009 @ 11:40:20

    Saludos a todas.

    Les comparto lo que viví ayer en la FIL…

    Hubo un evento títulado “La rebelión de las palabras. La literatura y la música como herramientas para transformar el mundo”, donde estuvo Lydia Cacho y Saúl Hernández (Caifanes), entrevistados por Javier Solórzano. El área estaba a reventar, había muchos jovenes, pero también gente mayor y de la tercera edad.

    Hablaron sobre su encuentro con la poesía y la música y como éstas se convirtieron en un refugio. Sobre la responsabilidad de sus palabras y cómo desde su posición dar voz a las causas sociales, a las y los demás.

    Hablaron los tres sobre el estado mexicano y la violencia de la que son víctima miles de hombres y mujeres, los atropellos del ejército.

    Y de lo más valioso y con lo que cerraron la conversación, a propósito de la marcha que se está planeando para este domingo en Ciudad Juárez, es cerrar filas, hoy más que nunca ser solidarios con ellos. Basta de violencia. Lydia dijo: todas las mujeres asesinadas son nuestras hermanas, son nuestras hijas. Ni una muerta más.

    Javier Solórzano cerró diciendo que nosotros somos México y lo que hagamos de él.

    Por último finalizaron leyendo (Lydia y Javier) el poema No te salves de Mario Benedetti, mientras Saúl musicalizaba.

    En general una charla muy buena, una charla que invita a la reflexión, a la acción, pero sobretodo a la solidaridad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: