Ricardo Rocha. Hermosillo, Alberta y Teresa

Hermosillo, Alberta y Teresa


Representan la vergüenza del olvido. La fragilidad de la memoria. El triunfo de la impunidad. El abuso de los poderosos. La indefensión de los débiles. El torcimiento de la ley. El precio infame de la corrupción. Y la clase de país que somos. Antier en Hermosillo marcharon 1500 personas al cumplirse seis meses de la horripilante tragedia que calcinó a 49 niños de la guardería ABC. Menos de la quinta parte de los 10 mil o más que solían participar en las primeras marchas. Desde aquel 5 de junio cientos de padres, hermanos y algunos otros solidarios han esperado inútilmente que se haga justicia. Pero también en apenas medio año, la desmemoria se ha apoderando de quienes se conmovieron profundamente en aquel momento. Hasta ahora, 27 presuntos responsables han sido consignados, pero todos —salvo una funcionaria media— gozan su libertad: dueños, socios y encargados de la guardería. Ya más arriba: ningún responsable del IMSS a nivel nacional; tampoco en el gobierno del indefendible y desaparecido priísta Eduardo Bours; la misma impunidad para el municipio de Hermosillo.

Algo similar nos está ocurriendo con Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, coacusadas con Jacinta Francisco Marcial de secuestrar a seis agentes armados de la AFI-PGR que llegaron a extorsionar y robar a una indignada e irritada comunidad ñañhú de Santiago Mexquititlán, Querétaro, el 26 de marzo de 2006. Con dos diferencias: que Alberta y Teresa tuvieron el valor de exigir su identificación a los trogloditas; y que luego fueron defendidas por abogados particulares mientras que Jacinta —ya libre— estuvo representada por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro-Juárez, experto en la defensa de quienes son acusadas por ser mujeres, por ser indígenas y por ser pobres.

Alberta y Teresa siguen presas desde hace 3 años en San José el Alto. Y aunque usted no lo crea en su caso el ministerio público —con doble e inmoral papel de involucrado en los hechos y a la vez agente investigador— no sólo ahora sí presenta conclusiones acusatorias sino pide que se les imponga la pena máxima que podría alcanzar más de 50 años de prisión. Algo intolerable e inaudito. Como si el mensaje fuera que en este país al que protesta se le aplasta.

Y como ni el nuevo procurador Arturo Chávez retira la acusación, ni el nuevo gobernador José Eduardo Calzada Rovirosa mueve un dedo para defender a sus paisanas, yo los invito a contactarse a http://www.centroprodh.org.mx y a mantener viva la memoria.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Lacrox
    Dic 08, 2009 @ 19:39:15

    Hoy andamos sincronizados. Nos lamentamos de la injusticia. De antemano disculpa mi escepticismo, pero no veo por donde este país la haga de ave fénix.

    En verdad pensé que ABC despertaría conciencias y no. incluso entre los más afectados no se mueve mucho. Quizás pida mucho pero veo que también los que esperaba que tomaran la bandera y lucharan por las causas están sólo buscando acabar con los síntomas.

    Estoy convencido que nuestro último reducto es la resistencia civil. No me quiero explicar mal, no en una guerra armada, por supuesto, sino con las nuevas tecnologías que ahora tenemos a la mano. Solo creando una cohesión vecinal, comunidades fuertes y una comunicación de redes sociales, podremos salir adelante.

    De otra manera no veo por donde. ¿Tú como ves la situación?

    Responder

  2. TeGedora
    Dic 08, 2009 @ 23:30:45

    Ana Isabel estos dos caso me duelen como tantos que prentenden dejar en el olvido, secuestrados por la impunidad.

    No, ni perdón ni olvido y a continuar con el dedo en llaga, denunciando, recordandole a los responsables que todavía algunos tenemos memoria y lo vamos a gritar una, diez, mil veces, las que sean necesarias para exigir justicia.

    Besos.

    Responder

  3. Ana Isabel
    Dic 09, 2009 @ 10:12:15

    Lacrox y TeGe:

    Creo que tiene mucha razón Ricardo Rocha. Y el problema fundamental no es que a la gente se le olvide, porque es algo muy humano (y con lo que cuentan los corruptos), el problema es la impunidad que corroe al país. Y que al dejar pasar el tiempo han creado una bomba de tiempo, porque con unos pocos que recuerden y su solución sea la venganza, más vidas inocentes estarán en riesgo.

    La solución que das es buena, eso debiera ser y de hecho, gracias a los movimientos en internet esto no se ha olvidado aún. Porque si no hubiera sido así, estoy segura que a los dos meses ni quien recordara. Somos la piedra en los zapatos de los impunes, chiquitas pero molestas.

    Hace días asistimos TeGe y yo a una charla con Lydia Cacho y les recordó a los jóvenes el poder que tienen con sus redes sociales en internet. Sólo hay que recordarle a la gente que puede hacer las cosas y cambiar su entorno.

    Les mando un abrazo contra el frío.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: