Yo no soy esa señora de conducta intachable

  • Milenio.com
  • Política cero

    Jairo Calixto Albarrán

    Hay gente muy canallesca y sin moral que ha querido meterle ruido a la armoniosa sinfonía de la patria, alegando que el video donde se puede apreciar a la muy respetable suegra de Mijares ejecutando festivas danzas en lencería, no es sino una cortina de humo para distraer a la gente de los verdaderos problemas de la nación, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la posibilidad que tienen éstos de formar una familia como Dios manda (apuesto doble contra sencillo que cualquiera de esos talibanes que abominan tal cosa, se dejarían adoptar de mil amores si los peticionarios fueran Dolce & Gabana, Elton John o Ellen Degeneres y Portia di Rosi). Ya saben, la clase de lenguas bífidas y viperinas que incluso se han atrevido a decir que, con tal de opacar estos movimientos de la “anormalidad animal”, Esteban Arce arregló todo el numerito.

    Lo dudo mucho, es como imaginar que el escándalo del primer ministro irlandés, Peter Robinson, fue organizado por Bono de U2 para desestabilizar su gobierno por culpa de los deslices de la esposa que, además de ponerle el cuerno con un veinteañero —lo cual tampoco es reprochable— y ayudarle con dinero del erario para montar un negocio particular, tenía en su pasado episodios homofóbicos en su calidad de representante de una iglesia evangélica, mismos que habrían hecho experimentar formas inusitadas del placer a Hugo Valdemar, vocero del Arzobispado. Nuncamente, es el sino que deben cargar las señoras Robinson que pertenecen a esa estirpe que cantan aquello de No, no soy esa señora, de conducta intachable.

    Una auténtica transgresora rompe esquemas que, al igual que la señora Lucero, tenían sólo un pequeño problema: que estaban condenadas a guardar las apariencias de una vida intachable, decente y proba. Una tarea titánica en la que fracasaron individuos más preparados y con más temple como Carlos Salinas y la maestra Gordillo.

    Lo más alucinante es que por causa de los intrincados affaires de Robinson, su encumbrado marido perdió la chamba. No puede ser, en México hasta lo hubieran premiado.

    Estos celtas están como quienes hasta las ocho de la noche esperaban con ansias un pronunciamiento de Calderón sobre la tragedia de Haití, cuando ya hasta Hugo Chávez había ofrecido apoyo. O sea, el señor tiene cosas más importantes, como ver si le cambia el nombre a Tecate, Baja California, por el de Heineken de Femsa, o el de prepararse para el show mediático de la captura de El Teo. Digo, si nunca regresó a apoyar a las víctimas de la tragedia de la guardería ABC…

    ¡Ay, yo no soy esa señora…!

    www.twitter.com/jairocalixto

    Anuncios

    3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

    1. Bruja
      Ene 13, 2010 @ 13:57:19

      Me encanta cómo dice las cosas Jairo Calixto !

      Responder

    2. Ana Isabel
      Ene 13, 2010 @ 14:18:13

      Es bueno Jairo Calixto.
      Vengo llegando de la calle. Parece que el viernes tendrás un ramo de flores en tu reja… finalmente.

      Responder

    3. TeGedora
      Ene 13, 2010 @ 16:33:25

      Ja,ja,ja,ja pues estas señoras también tienen su corazoncito… y necesidades.

      Me gustó mucho la columna y lo vergonzoso es el haigasido ante la desgracia en Haití. Pero bueno ya sabes que mientras no se trate de su estúpida guerra o la iglesia, él ni ve, ni oye.

      Abrazos a tí y a la Bruja.

      Responder

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: