lo que Haití es…

Basilica de Higüey
Image by Fer Figheras via Flickr

Un mensaje de solidaridad y amor a nuestros hermanos Haitianos.  Que pronto se vuelvan

a escuchar los tambores, la música y los cantos…

Dar poco, dar mucho, dar lo que se pueda…

“Si cometes un error la primera vez, no estés preocupado por ello. Preocúpate si lo repites una segunda vez.

Si haces algo bien la primera vez, no te enorgullezcas al respecto. Enorgullécete si lo repites una segunda vez.

Hoy, enfócate en un buen hábito que quieres repetir y en un mal hábito del que te quieres deshacer.”

Yehuda Berg.

Jefferson Pierrelus, haitiano radicado en Guadalara:

“No podemos solos”

Su abuela y una tía fallecieron en el temblor del martes; señala que la tragedia terminó por dejar a su país literalmente en ruinas. Estudia una maestría en Ciencias Sociales en el CUCSH, además es profesor. Llama a los tapatíos a solidarse con sus compatriotas y mandarles ayuda.

Vie, 15/01/2010 – 09:52

Jefferson Pierrelus, haitiano radicado en Guadalajara

El martes pasado, Jefferson Pierrelus, un haitiano con 14 años de residir en México, llamó a su madre en su país de origen:

“Por casualidad, este mismo martes, a las tres cuarenta, hora de aquí, cuatro cuarenta de Haití, estuve hablando con mi mamá, porque acabo de regresar, el viernes. No había tenido la oportunidad de comunicarme con ella y con mi familia. En ese momento estábamos platicando y se cortó la llamada. Yo pensé que a lo mejor fue por la señal, que no es tan buena, y habíamos hablado todo lo que teníamos que decirnos, y ya”.

45 minutos después, acudió a una reunión donde una amiga haitiana le dio la noticia: “‘Oye, que acaba de temblar en Haití’. ‘Cómo, si acabo de hablar con mi mamá’. Fue cuando comenzó esta pesadilla para los haitianos, intentar marcar. No hay ninguna noticia. Los contactos en Canadá, Estados Unidos, en donde sea que uno pudiera hablar. Tampoco nos pudimos comunicar con nadie. Y las imágenes que llegaban y la poca información por televisión, por CNN, eran prácticamente desalentadoras, bastante caóticas. Comenzamos a ver situaciones bastante alarmantes, entonces empezamos a pensar y a imaginarnos lo peor. Lo único es esperar… esperar contra toda esperanza”.

La espera era de madrugada “doce y media, una, dos de la mañana para ver si tienes suerte de comunicarte”, él no había tenido suerte, hasta el miércoles en la noche. Después, el primer contacto:

“Estamos en la calle. No hay prácticamente nada. Todo se derrumbó. Los pocos sobrevivientes están a la zozobra”. Las palabras venían de su cuñado, quien le advirtió: “‘Siéntate’. ‘Pues dime todo lo que me tengas que decir'”. Ahí se enteró de que su abuela, quien lo crió, falleció durante el temblor, además de una de sus tías con la que también vivió. Su madre, además de otras cinco personas de la familia nuclear, sobrevivió.

Jefferson, nacido en Puerto Príncipe, en 1972, se vino a México con los jesuitas: “Toda mi formación ha sido con ellos”. Estudia su maestría en Ciencias Sociales en el CUCSH. Ha sido profesor en el ITESO, en la Ibero de León y en la Univa. De su país, antes de la catástrofe, cuenta que ya existía una situación anárquica: la gente construía donde podía y como podía: “Y hay que decirlo: el Estado no desempeña un papel importante, con la arquitectura” y los requisitos. “Eso hace que el daño sea exponencial, sea peor”. Quiere regresar lo más pronto posible “a enterrar a mis muertas”.

Ante la catástrofe de allá y la desesperación de los que están fuera de su país, Jefferson y otros 50 haitianos que radican en Guadalajara crearon Solidaridad Guadalajara para con Haití: “Si nosotros no nos ayudamos, quiénes nos van a ayudar. Al fin y al cabo somos latinos. Ahorita Haití nos está gritando:

‘Ayúdanos'”. No se la piensa para pedir ayuda: “Que nos echen la mano, como dicen por acá. De por sí un país empobrecido. Esta situación terminó, ahora sí, por enterrar al país, literalmente hablando. Es decir, un entierro real, literal. Es un país en ruinas”.

De la ayuda, espera todo lo que tiene que ver con medicamentos, alcohol, gasas; alimentos para bebés, leche en polvo, arroz, frijol; también artículos sanitarios, cloro, detergente; alimentos enlatados; se necesita agua. “Todo es prioritario. Se necesitan también bolsas, porque hay muchos cadáveres en la calle”.

Jefferson agradece el auxilio: “Sinceramente, a nombre de mis paisanos les agradezco a los mexicanos, a los tapatíos, profundamente la ayuda que ya nos están dando”. “No quiero ser alarmista, somos un pueblo combativo, pero esta vez, no podemos solos”.

Guadalajara. Carlos Martín

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. TeGedora
    Ene 14, 2010 @ 22:30:33

    Hola Ana Isabel, gracias por la entrada.

    Las imágenes son lamentables, hoy duele Haití. ojala podamos solidarizarnos y apoyar con lo que esté en nuestra posibilidades.

    Un abrazo.

    Responder

  2. Ana Isabel
    Ene 15, 2010 @ 12:17:02

    TeGe:

    Yo tengo muchas preguntas:

    ¿Qué demonios está haciendo el presidente de Haití? Ayer lo entrevistaron y él en medio de sus guaruras diciendo pendejadas.
    ¿Cómo es posible que estén llegando soldados de varios países y ya andan por las calles y la ayuda no se puede distribuír?
    ¿Con cuánto se van a poner las grandes compañías y supermercados que harán su Agosto gracias a las donaciones de toda la gente?
    ¿Cómo carajos es posible que después de tantos días no haya personas expertas en logística que puedan poner un cierto órden?
    En fin, mucha duda me queda.

    Un abrazo

    Responder

  3. Menospausas
    Ene 16, 2010 @ 09:13:59

    Ana Isabel….¿Y sabes porqué tanta ayuda de los gringos? ¿Cuando saldrán sus soldados “humanitarios de la Isla? Se que no se debe de hacer un tema político de una tragedia, no, no podemos caer en eso….pero cuando los veo a los políticos, me dan más miedo que las imágenes de desolación de Haití.

    Si, ayudemos, pero creo que lo mejor es encausar ayuda a un punto de la vida…no tenemos los medios para ayudar a todos los que lo necesitan ¿Que tal donar 100 o 50 pesos cada mes a un asilo, refugio para mujeres, o la causa que elijas? Yo por lo pronto es lo que decidí este año…ayudar a una causa en las medidas de mis posibilidades…pero constante. Y llevemos comida a la Cruz Roja para Haití…ayudemos con algo.

    Apapapachos a las dos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: