Avelino Sordo Vilchis, Falso bicentenario

Mural painting from Orozco representing "...
Image via Wikipedia

Barrio de pasiones

2010-02-13

Esta semana tenía la intención de comentar el libro No eres un gadget, que es algo así como la crónica del desencanto de uno de los más entusiastas promotores del Internet en los años noventa: Jaron Lanier. Pero asuntos más próximos, y por tanto más terrenales, me distrajeron: resulta que las autoridades del Instituto Cultural Cabañas anunciaron con bombo y platillo la celebración de… ¡su bicentenario! O sea, de nuevo a negar su origen. Mientras que hace un par de años fueron incapaces de aprovechar la oportunidad de celebrar sus reales 25 años, ahora inventan un bicentenario, que en todo caso debería celebrar el Hospicio Cabañas, el que está allá por Plaza del Sol.

Si bien es cierto que a partir de febrero de 1810 el edificio que ahora ocupa el Instituto Cultural Cabañas comenzó a recibir niños desamparados, también lo es que el inmueble se encontraba a medias —al parecer incluso sin techos—, lo que señala básicamente del fracaso del régimen virreinal y las consecuentes urgencias de Guadalajara por contar con un espacio para albergar a sus huérfanos. Además, unos meses después, todavía en 1810, la edificación fue convertida en cuartel y el lugar de los infantes fue ocupado por caballos, cañones y soldados, de manera que esa bicentenaria celebración la deberían hacer allá por el Sector Libertad, en el Cuartel Colorado.

Y en su carácter de cuartel permaneció por suficiente tiempo como para que el inmueble alcanzara el dudoso honor de ser el último baluarte de la ocupación colonial en la Nueva Galicia. Después de algunas desventuras más, en 1828 el edificio a medio hacer comenzó a ser restaurado, ya que la soldadezca y demás inquilinos lo habían dejado en estado lamentable. Después de la restauración se continuó con su fábrica, que fue concluida casi 20 años después, en 1845: lo que nos lleva a pensar que el bicentenario del edificio en todo caso debe celebrarse en 2045 (o, si se prefiere, podría haberse celebrado en 2001, bicentenario del comienzo de su construcción).

Para celebrar su falso bicentenario, las autoridades del Cabañas anunciaron “magnas” exposiciones de José Clemente Orozco y Martín Ramírez, entre otros, equiparando de esta manera el trabajo del más grande pintor de México con las pintorescas obras producto de la terapia de un aficionado. Y los despropósitos no acaban ahí: la directora del Cabañas presumió, palabras más palabras menos, que por primera vez un proyecto gestado en Jalisco se exporta a la ciudad de México. ¿Será ignorancia o nomás tanteada? Porque desde hace tiempo muchas exposiciones producidas en Guadalajara se han exportado, no sólo a la ciudad de México, sino a muchos otros sitios.

También, como parte de su falso bicentenario, el Cabañas anunció la intervención en el Patio Mayor del artista francés Daniel Buren, lo que inevitablemente me recordó la instalación de la Vía Láctea de Mathías Goeritz en el mismo Patio Mayor, allá por los años noventa. No cabe duda: no hay nada nuevo bajo el Sol. Pero, lo que me llama más la atención, es la contradicción entre las palabras y los hechos de la directora del Cabañas, cuando se declara orgullosa de que éste sea “…el único museo declarado Patrimonio de la Humanidad” (¿?), mientras que al celebrar su falso bicentenario está regateándole en los hechos su condición de museo.

Las que con seguridad debieron ser muy interesantes, fueron las actividades de Luis Camnitzer, teórico de arte uruguayo de origen alemán, que vino invitado por el Cabañas —no sé si como parte de las celebraciones del falso bicentenario— a impartir una conferencia, cuyo tema principal era el pensamiento crítico en el quehacer artístico. Don Luis es un convencido del rigor en el oficio artístico, en el trabajo cotidiano. Y entonces, surgió la idea: ¿no sería fantástico que los funcionarios del Cabañas lo contrataran para tomar algunas lecciones?

Así, tal vez podrían aprender a manejarse con el rigor que tanta falta les hace.

Derechos Reservados © Milenio Diario, S.A. de C.V. 2010

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: