Lydia Cacho, Reynosa no está sola

Lydia Cacho y Saul Hernandez 01
Image by composta.net via Flickr

Plan B
Reynosa no está sola

Doña Guadalupe no se da por vencida, por eso hace siete semanas se dedica a coordinar a las amiguitas de su hija para que den aviso si alguna está en problemas. Por eso las adolescentes que hacen reuniones de seguridad en su hogar tampoco se amilanan y salen juntas a todas partes. Ni don Carlos, a quien le pidieron mil pesos al mes por “derecho del piso”, se dejó vencer. Reunió a los  otros tenderos, el taquero, el de la tlapalería y la papelería, acordaron sentarse con los narcos y decirles que no tienen nada contra ellos, son ciudadanos de la misma tierra, no les sobra el dinero y sus hijos van juntos a la escuela, propusieron una tregua y los narco-menudistas aceptaron. No se insultaron, ni se agarraron a golpes o a balazos, dialogaron. Los buenos saben que los malos necesitan estabilidad para vender, los malos lo saben también.

Tampoco los chavos y chavas del CETIS de Reynosa se cuadran; Adrián coordinó a sus amigos y rápidamente se fueron uniendo los y las estudiantes. “No les compramos drogas a estos tipos, no los vamos a mantener para que aterroricen a nuestra ciudad”, les dijo sin imaginar que comenzaría una cadena luminosa de fuerza adolescente que se resiste a ser una estadística más entre los adictos, entre los que se rinden. Ni el grupo de Carolina y las 72 mujeres que, luego de la última balacera, decidieron dar pláticas en su iglesia dos veces a la semana para subir el ánimo de la gente que cree que como todo está perdido —según algunos—, lo mejor es sumarse a la ola de violencia y robar, drogarse o simplemente abandonar la escuela.

Ni los ocho colegas que fueron levantados en la frontera de Reynosa por atreverse a fotografiar, a investigar quiénes son y qué planean esos hombres de espíritu pequeño, mente limitada y dueños de una ira largamente contenida que eligieron pertenecer a los cárteles. Nuestros colegas, algunos golpeados, otros secuestrados durante horas, otros desaparecidos, no pensaron siquiera en dejar de hacer lo suyo, porque lo hacen bien y es su tarea revelar la realidad. Sabían, sabemos, que en México decir la verdad y ser buen periodista puede costarte la vida, pero es el momento de seguir, cada quien en lo que sabe, en lo que puede.

Los informes militares dicen que en Reynosa hay 500 narcotraficantes poderosos, lo que no dicen es que hay cientos de miles de hombres y mujeres que cada día se levantan y van a la escuela, se abrazan y trabajan honestamente. Que cada día Rafa, Samy y Alex salen a jugar una “cascarita” y sueñan con ser arquitectos. Ni que Doña Lola hace de terapeuta mientras prepara los mejores langostinos en aguachile. Ella hace reír a su clientela porque la vida es hoy, ahora estamos vivas, dice abriendo una cervecita. México sigue andando, Reynosa sufre y se asusta pero no se quiebra, porque no está sola, porque aquí estamos mirándola como un brazo de México que duele, pero es nuestro. No se puede negar la tragedia, pero tampoco hemos de someternos a ella sin levantar la voz.

POR LYDIA CACHO (www.lydiacacho.net)

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. anna
    Mar 13, 2010 @ 02:01:41

    Pero que difícil es no bajar el ánimo…¿moriremos en el intento?

    Responder

  2. Ana Isabel
    Mar 13, 2010 @ 11:48:19

    No, anna, no moriremos esperando que el gobierno haga algo. Debemos hacer lo que ellos hacen, sin balas, dialogando y ganando espacios. Juntos.

    Responder

  3. Lacrox
    Mar 15, 2010 @ 23:25:18

    Cuenta conmigo.

    Responder

  4. Ana Isabel
    Mar 16, 2010 @ 12:17:52

    ¿Recuerdas tu propuesta ciudadana, Lacrox? A pesar de todo lo que se pueda pensar, tendrá resultados. Esta es una prueba de que somos nosotros los que podemos cambiar las cosas. Después de todo, como lo saben en Reynosa, somos vecinos, necesitamos tranquilidad, nuestros hijos acuden a las mismas escuelas…

    Responder

  5. Lacrox
    Mar 16, 2010 @ 12:48:58

    La parte truculenta de la economía siempre ha estado y estará ahí. La historia le ha asignado diferentes productos para venta clandestina, algunos han sido los mismos siempre.

    Si no eres parte de la solución, eres parte del problema, o eres parte del escenario.

    No se podrá acabar con el narcotráfico hasta que legalice de una u otra manera. Y a ello seguirá entonces algo más que traficar aparte de lo ya conocido.

    Debemos exigir que se ponga en la agenda una solución de fondo, mientras al mismo tiempo se crean los grupos ciudadanos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: