Avelino Sordo Vilchis, Malos sofismas

Coat of arms of mexican municipality of Guadal...
Image via Wikipedia

Barrio de pasiones
Avelino Sordo Vilchis
2010-03-13

En un reciente comentario para Señales de humo, Carlos Lara —político panista de nuevo cuño que en algun momento aspiró a la dirección de cultura de Guadalajara—, expresó su oposición a la idea de «metropolizar» —unificar, fusionar, reorganizar o como prefieran llamarlo— las oficinas culturales de los ayuntamientos metropolitanos y del gobierno estatal. El hecho de que Lara manifieste su abierta antipatía a una propuesta que busca racionalizar la hoy totalmente irracional actividad cultural de los diferentes niveles de gobierno locales, no tiene nada de malo, pues, como dicen que dijo el filósofo: las opiniones son como el ombligo y cada quien tiene la suya.

Sin embargo, al escuchar sus argumentos —o lo que él camuflar como tales—, encontramos que o no entiende de qué se trata el asunto o simplemente que no quiere entenderlo. Veamos: la primera gran dificultad que encuentra Lara es la falta de lo que él llama un «modelo» a seguir. Y para demostrar su dicho, hace un recorrido a bote pronto por algunos de los más sonados fracasos de metropolización de los servicios municipales, como el caso de la policía y el de la basura, el asunto de la contaminación del Río Santiago y la penosa y triste historia de la trituradora de llantas. A todos ellos —y sin duda arrastrado por el entusiasmo— añadió la experiencia del SIAPA.

Aquí vale la pena que detenernos. El argumento que ofrece Carlos Lara para incluir al SIAPA en su lista negra, es —y lo cito textualmente—, que «casi tiene números rojos». A ver, Carlos, ¿realmente crees que el SIAPA fue creado para tener números de algún color específico? Digo, porque más bien fue fundado para ofrecer el servicio de distribución de agua y el alcantarillado a los habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara, actividad que hace con cierta fortuna cotidianamente. Y si lo pensamos tantito, que casi tenga números rojos es un milagro, sobre todo después de presenciar el saqueo del que fue objeto, por ejemplo, los últimos tres años.

Pero, regresemos al argumento de la falta de un «modelo» a seguir. Y es que, como buen panista, Lara entra en pánico cuando no encuentra una referencia — de preferencia extranjera— para, a partir de ella, intentar sus imitaciones extralógicas que tanto les atraen. Alguno de mis amables tres radioescuchas seguramente recordará dos «modelos» que no resolvieron ninguno de nuestros problemas: el de Curitiba y el de Bogotá. Y, peor aún, esa posición parte del principio de que la sociedad de la zona metropolitana de Guadalajara no tiene la capacidad para inventar no uno, sino todos los «modelos» que fueran necesarios para resolver sus propios problemas.

Y el más extremo de los argumentos utilizados por Lara contra la idea de racionalizar la actividad cultural de los gobiernos locales, fue que —de nuevo la cita es textual— «…cada municipio tiene sus propia dinámica cultural, sus propios intereses, sus propios compromisos…» Eso es precisamente lo que se trata de erradicar: la dinámica cultural y los intereses y compromisos de los políticos que eventualmente están al frente de los ayuntamientos, deben hacerse de lado para dejar paso a una política cultural metropolitana que responda a la realidad de los ciudadanos y los beneficie. O sea, se trata de terminar con los actuales pequeños feudos consumepresupuestos.

Y ya de plano montado en el corcel de las obviedades y los lugares comunes, Carlos Lara añadió que el cambio de membrete o «figura» (jurídica) no resuelve nada por si solo, como si nadie lo supiera y como si esa fuera la propuesta. No, Carlos: se trata de reorganizar el esfuerzo cultural del estado y los municipios metropolitanos, buscando la manera de que la institución resultante de tal reforma, pueda cumplir con los compromisos que los gobiernos tienen para con sus ciudadanos, cosa que en el estado actual ni sucede ni sucederá. Para encontrar hay que buscar.

Porque si te hacemos caso, Carlos, mejor nos sentamos para no cansarnos.

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. TeGedora
    Mar 21, 2010 @ 20:49:47

    Hola Ana Isabel.

    Claro que no les conviene a los panistas, ya no tendrían hueso que ofrecera sus compinches o familiares, ya sabemos como se las gastan esos desquehacerados.

    Urge una política pública en el tema de cultura, ojala algo pueda salir adelante.

    Besos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: