Eduardo Galeano, Los inmigrantes

Triple Escalera de Caracol
Image by P. Medina via Flickr

VENTANAS

Eduardo Galeano

Los inmigrantes


Una piedra,

un trébol de cuatro hojas,

una flor que ya no tenía olor ni color,

un zapato solo,

un mechón de pelo,

una vieja llave que había perdido

su puerta,

una pipa que había perdido su boca,

el nombre de alguien bordado en

un pañuelo,

el retrato de alguien en marco de óvalo,

una cobija que había sido compartida

y otras cosas y cositas venían envueltas, entre ropas muy gastadas y lavadas, en las valijas de los peregrinos. No era mucho lo que cabía en cada valija, pero en cada valija cabía un mundo. Chueca, destartalada, atada con cordones o mal cerrada por herrajes herrumbrosos, cada valija era como eran todas, pero cada una era igual a ninguna.

Los hombres y las mujeres llegados desde lejos se dejaban llevar, como sus valijas, de fila en fila, y se amontonaban, como sus valijas, esperando. Venían de remotas aldeas perdidas en el mapa de Europa, fugitivos de la miseria y de otros horrores, y al cabo de la larga travesía habían desembarcado en la isla Ellis. Estaban a un paso de la estatua de la Libertad, que había llegado poco antes que ellos al puerto de Nueva York.

En la isla, funcionaba el colador. Los porteros de la Tierra Prometida interrogaban y clasificaban a los inmigrantes, les escuchaban el corazón y los pulmones, les estudiaban los párpados, las bocas y los dedos de los pies, los pensaban y les medían la presión, la fiebre, la estatura y la inteligencia.

Los exámenes de inteligencia eran un desastre. Muchos de los recién llegados no sabían escribir y no atinaban más que a balbucear palabras incomprensibles, en lenguas desconocidas. Para definir su coeficiente intelectual, las mujeres debían contestar, entre otras preguntas, cómo se barría una escalera: ¿Se barría hacia arriba, hacia abajo o hacia los costados? Una muchacha polaca respondió:

-Yo no he venido a este país para barrer escaleras.

La Jornada domingo 4 de junio de 2000

Encontrado en: http://www.jornada.unam.mx/2000/jun00/000604/ventanas.html

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. TeGedora
    Mar 21, 2010 @ 21:09:20

    Ja,ja mi querida Ana Isabel, me reí muchísimo con la línea final… “Yo no he venido a este país a barrer escaleras… ”

    De risa loca esos examenes de inteligencia, eso me recuerda que mi cuarto ya necesita una visita de la escoba…

    Saludos domingueros.

    Responder

  2. Ana Isabel
    Mar 22, 2010 @ 11:32:04

    Y capaz que no la dejaron entrar al país por esa respuesta. ¿No te digo? ¿Qué clase de preguntas son esas?

    Y después de la barrida, acuerdate de la peinada… jajaja

    Responder

  3. TeGedora
    Mar 22, 2010 @ 12:21:11

    Son tonterias…

    La escoba llego al cuarto, el peine aún no lo encuentro jaja

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: