Dice Consuelo Villamelón que México padece tiricia…

Red Laces
Image by DaveWilsonPhotography via Flickr

Consuelo es una mujer que después de educar hijos y asegurarse que crecieron, se dió a la tarea de mirarse de nuevo y emprender lo que había dejado alguna vez.  Estudia una carrera universitaria que le toma mucho de su tiempo.  De vez en cuando hace aportaciones interesantes en un foro de internet y ésta en especial me agradó mucho.  Una vez que me permitió hacerlo, publico aquí su escrito:


México padece tiricia…
Allá en mí querido “Solar de Unión, Justicia y Libertad” vivía mi abuela, una hermosa viejita que en comunión con otras personas encontraban sobrada analogía entre la tiricia o enfermedad del alma y la depresión. Desde luego, en aquel tiempo ellas no conocían este último término, lo deduje yo. Según ellas, dicha enfermedad atacaba por igual a personas, plantas, árboles y animales y creían curarla atando moños rojos en la cintura bajo la ropa, método que era igualmente usado en las plantas, los árboles y los animales que lucían sendos moños que evitarían la caída de las flores de los árboles de naranja, duraznos, limones y aguacates y de no hacerlo les provocaría la muerte o disminución de frutos. Este procedimiento también según ellas, los protegería del “daño” de los eclipses. Si era una gallina clueca la “atiriciada”, la dejaban tener descendencia, es decir, echarse sobre huevos y empollarlos y una vez nacidos los polluelos, la gallina se curaba automáticamente.
Cierto o no, esas creencias que a veces funcionaban traían la esperanza de aliviar el mal.
Al consumarse la independencia de México, Agustín de Iturbide declaró en su discurso entre otras cosas: “Ya sabéis el modo de ser libres, a vosotros toca señalar el ser felices”
Y… ¿Somos felices? Desgraciadamente muchos no. En esta lucha contra los narcos o guerra declarada de “todos contra todos” como decía Hobbes y a la cual no pedimos ir, hemos condenado a los niños, hijos de buenos, malos o feos, a padecer tiricia. Los síntomas de la tiricia son los mismos de la depresión: sensación de desamparo e incertidumbre, tristeza, desaliento y una aflicción excesiva y prolongada, en otras palabras, pierden la alegría de vivir, padecen insomnio y pesadillas por lo cual, temen la llegada de la noche.
El presidente Calderón no mintió al decir que sería el presidente del empleo solo le faltó decirnos en qué giro. Creo que entre las empresas que han visto crecer sus nóminas estarían: el mercado negro de las armas, las funerarias, los hospitales, los médicos psicólogos y en general el mundo de la medicina, así como la industria farmacéutica (en Jalisco y a nivel nacional una conocida cadena de farmacias con tal de no repartir utilidades a sus empleados se la pasa cortando listones de inauguración un día si y otro también ) tales negocios beneficiados, nos podrían contar mucho de cómo han visto incrementados sus ingresos.
En el país son miles los moños negros que cuelgan de los corazones mexicanos por causa de mentes y manos asesinas, desnudas de piedad y faltas de escrúpulos que han encontrado en la pereza y el crimen su modus vivendi. ¿Quién con suficiente valentía y poder colocará los moños rojos que alivien la tiricia de tanta viuda triste y huérfanos desvalidos? Será muy difícil, ya lo decía Winston Churchill “El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes” Hoy hasta la “modernidad” conspira queriendo inculcar que para que las “gallinas cluecas” sean felices, deben evitar la descendencia.
Afortunadamente no todo está perdido, tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir: el olvido y la esperanza. Mientras tanto, sigan llenando las iglesias de exvotos si eso les trae alivio.
Por un Guadalajara civilizado y libre de tortura en general.

Y bueno, aprovechando la presencia de Consuelo en ésta red, le mando muchos saludos a la chica que pasa de cuando en cuando por aquí, desde el otro lado del charco.  Espero que se sienta orgullosa, como yo lo estaría.

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. TeGedora
    May 22, 2010 @ 11:37:09

    Buen día mi querida Ana Isabel.

    Me gustó mucho el texto de Consuelo Villamelón, gracias por compartirlo.

    Un abrazo tejedor para tí y todos los que se dan cita en la red.

    Responder

  2. Ana Isabel
    May 22, 2010 @ 11:40:13

    Qué bueno que te gustó. Ella estará muy contenta de saberlo.

    Abrazos despeinados.

    Responder

  3. Sari
    May 24, 2010 @ 06:38:09

    Hola, un saludo afectuoso desde el otro lado del charco, me gustan mucho los videos y a mis amigos tambien.

    Responder

  4. Artemisa
    May 24, 2010 @ 09:34:11

    Bienvenida Sari y saludos a tus amigos. Sería bueno que me dijeran qué les gustaría ver en el blog.

    Les mando un abrazo.

    Responder

  5. Ricardo Ramirez
    Ago 16, 2014 @ 21:26:57

    Consuelo, mi amiga de la infancia.

    Responder

  6. Miguel A
    Ago 17, 2014 @ 06:21:11

    Exelente diagnostico.objetiva descripcion y analogia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: