Las mujeres de quisieron aprender

Esta será la primera entrega de varias que planeo traer sobre mujeres que sin importar la época, tuvieron que enfrentarse a cualquier tipo de obstáculos para desarrollar sus habilidades.

Esta mujer se llamó Agnodice y ya que la ley griega prohibía a las mujeres practicar la medicina, ella desafió la tradición en el siglo IV a.C. disfrazándose de hombre.  Estudió con el anatomista Herófilo y ejerció con éxito la medicina en Atenas.  Y resulta que Agnodice alcanzó tal fama que sus colegas de profesión, corroídos por la envidia, acusaron a aquel presunto doctor de corromper a las mujeres artistócratas.

Víctima de tales acusaciones, Agnodice se deshizo de su disfraz y fue rápidamente arrestada.  Pero no contaban estos señores con la reacción popular:  todas sus pacientes que además eran mujeres nobles, amenazaron con suicidarse si Agnodice era ejecutada.  Ante tal amenaza, no tuvieron más que poner a la doctora en libertad y además permitirle practicar la medicina.

Agnodice, la primera ginecóloga

 

A partir de entonces, otras mujeres pudieron dedicarse también a la medicina, siempre que trataran exclusivamente a mujeres.

Varios siglos después y con una religión impuesta, en el siglo III, las mujeres dedicadas a la herbolaria, curanderas y comadronas eran condenadas por practicar abortos.  Y es que durante toda la Edad Media, los hombres fueron quienes, desde la cúspide de la jerarquía controlaron la medicina; mientras, las comadronas y sobre todo las curanderas tradicionales prosiguieron con su ejercicio dando consejos similares y, sin embargo, cobrando mucho menos.  La lucha por conseguir pacientes alcanzó sus más altas cotas entre los siglos XIII y XV.  En vista de ello, galenos y universidades intentaron incrementar su poder alimentando antiguas habladurías y añadieron a su aberrante repertorio los nuevos epítetos de “brujas”, “charlatanas” y “herejes”, para referirse a sus competidoras femeninas abortistas.

El mito de las brujas

Parece que lo fundamental no cambia, ¿verdad?

Pues bién, es ahora que entra al tema Margaret Lucas Cavendish (1623-1673).

Margaret se dedicó a la ciencia y sus trabajos escritos en una prosa “excéntrica”, fueron tachados de plagio porque “ninguna mujer puede entender tantas palabras”.  Sin embargo, Cavendish persistió en sus estudios científicos y el 30 de mayo de 1667, se convirtió en la primer mujer que asistió a una conferencia de la Real Sociedad Científica de Londres.  Con motivo de esta apertura simbólica de las puertas de la ciencia a la mujer, el memorialista Samuel Pepys afirmó sobre Cavendish:  “Ha sido bienvenida, pero su vestido era tan pasado de moda y su comportamiento tan extravagante, que no me ha gustado en absoluto”.

Como no podía criticar su trabajo, Samuelito prefirió hablar de su vestido y su comportamiento…

Margaret Lucas Cavendish

Y por último:

En 1672 la obra de Moliére Las mujeres sabias, zahirió los hábitos y costumbres burguesas, incluyendo los propios de las mujeres pseudointelectuales.  Otros escritores recogieron el testigo de Moliére, pero evidenciaron carecer de su aguzado ingenio y de su especial aptitud para la sátira social.  Edmond y Jules de Goncourt, por ejemplo, escribieron: “Ninguna ciencia les repugna, las ciencias más viriles parecen ejercer una tentación y una fascinación… La anatomía es la preferencia femenina por excelencia.  Algunas mujeres a la última moda incluso sueñan con tener, en uno de los rincones de su jardín, un pequeño camarín que contenga una caja de cristal llena de cadáveres”. A su vez, Edmonde-Pierre Chanvot de Beauchene dijo:  “La ciencia rara vez vuelve a los hombres afables; a las mujeres, nunca”.

Las querían oprimidas, sobajadas, luchadoras y afables, muy pero muy afables…

Enhanced by Zemanta
Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Bruja
    Oct 19, 2010 @ 17:21:24

    Muy buena entrada Artemisa . Y todavía por ahí se comenta y se preguntan ¿por qué, a lo largo de la historia casi no hay mujeres sobresalientes en los distintos campos del arte, la medicina, la ciencia, el deporte y demás? Lo peor de todo es que esa pregunta la hacen las mismas mujeres, con poco o nulo análisis.

    Responder

  2. Artemisa
    Oct 19, 2010 @ 18:56:12

    Claro, la historia de las mujeres reposa en el trasero de algunos hijos de la mañana que sentándose en él creen que desaparecerá por completo.

    Responder

  3. TeGedora
    Nov 02, 2010 @ 15:01:39

    Artemisa me gustó mucho la entrada, ¿ya está la segunda entrega? Al estar leyendo recordé la película Ágora… una mujer que debe enfrentarse a los paradigmas científicos, sociales y religiosos de su época.

    Besos y abrazos de oso.

    Responder

  4. Artemisa
    Nov 02, 2010 @ 16:30:48

    La segunda entrega está lista. Se llama La ciencia masculina o el misterio femenino.
    Abrazos

    Responder

  5. Hluot Firthunands
    Sep 04, 2011 @ 21:56:25

    Hola:

    Tal vez te interese esta biografía:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Hedy_Lamarr

    Responder

  6. Artemisa
    Sep 05, 2011 @ 10:26:41

    Claro que sí Hluot, gracias… se te extraña

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: