De cuando en México las drogas fueron legales

Mexican President Lázaro Cárdenas del Río

Image via Wikipedia

Siempre es bueno dar una mirada al pasado para comprender el presente y es por eso que voy a transcribir 2 páginas de un libro que acabo de leer: La Cosa Nostra en México (1938-1950) Los negocios de Lucky Luciano y la mujer que corrompió al gobierno mexicano. Autor: Juan Alberto Cedillo

…”Desde que los chinos fueron expulsados de Sinaloa y Sonora, a principios de los treinta, el cultivo de la adormidera pasó al control de gobernadores, alcaldes, poderosos empresarios, ganaderos y agricultores, así como jefes policiacos, quienes protegieron a las principales bandas que operaron a partir de esa época. En los estados fronterizos como Baja California y Chihuahua, así como Sinaloa, operaban grupos encabezados por Enrique Diarte, Max Cossman, Ignacia Jasso viuda de González, alias la Nacha y Rodolfo Valdés, alias el Gitano, por mencionar a los más importantes.  El consumo de drogas también había aumentado en el país y el principal traficante operaba en la capital de la República: se llamaba María Dolores Estévez Zulueta, mejor conocida como Lola la Chata, quien distribuía heroína y cocaína desde un puesto de comida en el mercado de la Merced.

Para enfrentar el aumento de las adicciones, el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas se deshizo del modelo policiaco que las combatía y decretó una “revolucionaria” medida para su época: legalizó las drogas en el último año de su mandato. El 17 de febrero de 1940 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el nuevo Reglamento Federal de Toxicomanía, con el cual el Estado pretendía crear un monopolio para la venta de fármacos prohibidos, los cuales serían distribuidos a los adictos a su costo; de esa manera se evitaría que los compraran los narcotraficantes.

El proyecto se había presentado meses atrás al gobierno de Estados Unidos, explicando a sus funcionarios que “era imposible acabar con el tráfico de drogas debido a la corrupción de la policía y de los agentes especiales, y por la riqueza e influencia política de algunos traficantes”. El cerebro detrás de esa medida fue el doctor Leopoldo Salazar Viniegra, un respetado investigador médico que se desempeñaba como director del Departamento de Salubridad Pública. Salazar Viniegra argumentó ante funcionarios estadounidenses “que sólo había una manera de frenar el tráfico de narcóticos en México”, y era que el Estado creara un monopolio para la venta de fármacos prohibidos a los drogadictos, a precio del costo para sacarlos de la influencia de los narcotraficantes.

Sin embargo, Washington consideró las medidas de Salazar como un “peligro” para Estados Unidos y comenzó a cabildear ante el gobierno mexicano para que fuera removido de su cargo. Primero intentaron desprestigiar al funcionario, quien tenía estudios de medicina en la Sorbona de París y gracias a sus investigaciones como neurólogo y en la psiquiatría era considerado “el Pasteur mexicano”. En esa época realizaba una serie de investigaciones para demostrar que la mariguana no era una droga adictiva, que era inofensiva y que no producía los daños que se le atribuían. Para demostrar sus conclusiones, en una ocasión distribuyó cigarrillos entre los miembros del Comité Nacional de Drogas Narcóticas, sin que supieran que estaban hechos de mariguana. Posteriormente escribió en uno de sus reportes que “no sucedió nada anormal entre los fumadores”. Además, él personalmente fumaba mariguana para que sus interlocutores observaran los cambios en su conducta y se convencieran de que no sucedía nada “anormal”.

Salazar también había realizado estudios con alrededor de 400 presos mexicanos, a quienes les surtió gratis cigarrillos de mariguana durante un tiempo; de esa manera sacó a los narcotraficantes de las cárceles de la ciduad de México. Sus investigaciones también se realizaron en el hospital psiquiátrico conocido como “La Castañeda”, donde laboró durante 14 años. En ese maniconio repartía cigarrillos a los internos para que fumaran la yerba en “grandes cantidades”. Salazar afirmaba “que la planta no era dañina para el ser humano y que nadie había perdido la razón con su uso”. Su plan consideraba legalizar su siembra y cobrar un impuesto a los agricultores, como sucedía con el tabaco.

Sin embargo, Washington rechazó esas aseveraciones, sus diplomáticos protestaron contra el plan del médico mexicano, el cual consideraron como peligroso, ya que podría propiciar una invasión de droga desde la frontera sur.  No obstante, a pesar de la oposición de los diplomáticos estadounidenses, en México se autorizó el nuevo reglamento, el 17 de febrero de 1940, el cual permitió a los médicos proporcionar drogas a los adictos, principalmente morfina, a los precios que el Estado mexicano pagaba por ella; un funcionario del Departamento de Salud supervisaría la cantidad que se les suministraba. Los adictos deberían estar registrados ante las autoridades, y con su número de registro y una receta de su doctor podrían adqurir drogas en cualquier farmacia de la capital del país. Sin embargo, los farmacéuticos no podían vender drogas más allá de las autorizadas para fines terapéuticos.

El Departamento de Salud también creó dispensarios para atender a los “toxicómanos, a quienes no consideraba delincuentes sino enfermos”. En esas clínicas el adicto pagaba su dosis y se le suministraba la droga cuando él lo solicitara. El primer dispensario para drogadictos comenzó a operar en la Calle Versalles del centro de la capital; a él acudieron alrededor de 700 personas. Pagaban 20 centavos por la inyección, y entre 10 y 12 pesos por cinco dosis diarias. Salazar afirmó que gracias a ese dispensario, Lola la Chata estaba perdiendo alrededor de 2,600 pesos diarios”…

Y fué así que durante 5 meses, en México se introdujo un reglamento revolucionario que fué atacado por todos los interesados en el negocio, comenzando por Estados Unidos.

Enhanced by Zemanta
About these ads

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Martha
    sep 12, 2011 @ 09:26:44

    Me parece sumamente interesante el texto. Existe algún libro donde se haya sacado esta información que me permita comprender más el tema desde lo histórico. Gracias

    Responder

  2. Artemisa
    sep 13, 2011 @ 11:30:51

    En el primer párrafo están los datos del libro
    “La cosa nostra en México…” de Juan Alberto Cedillo. Lo compré recientemente y es sumamente interesante. Gracias por leer y dejar tu comentario Martha.

    Responder

  3. cecy
    mar 09, 2012 @ 20:08:18

    Muuy bueno ojala México fuera gobernado hoy por señorones como este

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: